Zamene - Prospecto, efectos adversos, preguntas frecuentes

Todo acerca de Zamene

Acciones - Para qué sirve Zamene

alergias asma artritis corticoide

Zamene 30 mg es un medicamento perteneciente a un grupo de medicamentos conocidos como corticosteroides, que tiene propiedades antiimflamatorias y antialérgicas.
Zamene 30 está indicado para el tratamiento de:

Enfermedades reumáticas y del colágeno: tales como artritis reumatoide, artritis psoriásica y lupus eritematoso sistémico.

Enfermedades de la piel: tales como pénfigo, dermatits exfoliativas generalizadas y psoriasis grave.

Enfermedades alérgicas: asma bronquial que no responde al tratamiento convencional.

Enfermedades pulmonares: sarcoidosis, neumoconiosis por polvo orgánico, fibrosis pulmonar idiopática.

Enfermedades oculares: coroiditis, coriorretinitis, iritis e iridociclitis

Enfermedades de la sangre: trombocitopenia idiopática, anemias hemolíticas y tratamiento paliativo de leucemias y linfomas.

Enfermedades gastrointestinales y hepáticas: colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y hepatitis crónica activa.

Enfermedades del riñón: síndrome nefrótico.

Principios activos de Zamene

deflazacort

Consideraciones de Zamene

No tome Zamene 30 mg:

Si es alérgico (hipersensible) al deflazacort o a cualquiera de los demás componentes de este medicamento.

Si padece úlcera de estómago

Sufre infecciones bacterianas (tuberculosis activa) y víricas (herpes simple ocular, herpes zoster, varicela) o infecciones generalizadas producidas por hongos.

Si se encuentra en periodo pre o postvacunal.

Tenga especial cuidado con Zamene 30 mg:


Es importante que su médico conozca todas las enfermedades que padece o ha padecido antes de que pueda aconsejarle este tratamiento. Sobre todo debe informarle de enfermedades cardiovasculares (insuficiencia cardiaca, presión arterial elevada), las producidas por coágulos de sangre (trombosis, embolia), enfermedades digestivas o intestinales (úlcera de estómago, inflamación intestinal, diarrea crónica), enfermedades importantes del hígado o de los riñones, diabetes, osteoporosis, trastornos del comportamiento (cambios de humor, insomnio), epilepsia, glaucoma, insuficiencia de la glándula tiroidea, debilidad muscular y determinadas infecciones agudas o crónicas.

No debe vacunarse durante el tratamiento con este medicamento. Su médico le indicará que conducta debe seguir en estos casos. Infórmele también si ha estado en países tropicales

últimamente.

En tratamientos prolongados pueden aparecer alteraciones oculares, por lo que su médico puede aconsejarle que visite periódicamente a un oftalmólogo.

Es necesario adecuar la dosis de corticoides en situaciones especiales (cirugía, infecciones y otras)

y por ello el médico debe conocer si el paciente ha sufrido alguna otra enfermedad.

En niños, el uso prolongado de este medicamento puede detener su crecimiento y desarrollo.

Después de un tratamiento largo con Zamene 30 mg, éste se debe ir suspendiendo poco a poco. No suspenda este medicamento sin consultar antes a su médico.

Uso en deportistas

Se debe advertir a los pacientes que este medicamento contiene deflazacort, que puede producir un resultado positivo en las pruebas de control de dopaje.

Uso de otros medicamentos

Informe a su médico o farmacéutico si está utilizando, o ha utilizado recientemente otros medicamentos, incluso los adquiridos sin receta.

En particular informe a su médico o farmacéutico si está tomando alguno de los medicamentos relacionados a continuación, ya que Zamene 30 mg puede interaccionar con ellos:

Medicamentos para combatir el dolor o la inflamación. Medicamentos para la diabetes. Diuréticos. Antiinfecciosos. Estrógenos o anticonceptivos orales. Medicamentos que produzcan la relajación del
músculo. Medicamentos anticolinesterásicos, usados en la miastenia gravis. Medicamentos destinados al tratamiento de la insuficiencia cardiaca o de las alteraciones de la coagulación. Vacunas y toxoides. Medicamentos para la epilepsia y los utilizados en tratamientos psiquiátricos (fenitoína, fenobarbital).
No tome ninguno de estos medicamentos al mismo tiempo que Zamene 30 mg sin conocimiento de su médico.

Embarazo y lactancia

Consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar cualquier medicamento.
La experiencia en humanos es limitada, por ello Zamene 30 mg sólo se utilizará en aquellos casos en los que previamente la valoración riesgo/beneficio aconseje su utilización.
Zamene 30 mg se excreta por la leche materna, por lo que no se aconseja su utilización durante la lactancia.

Conducción y uso de máquinas

No existen datos disponibles, aunque es conveniente que, hasta que la respuesta al tratamiento sea satisfactoria, no se realicen tareas que requieran especial atención como conducir vehículos, manejar
maquinaria peligrosa, etc.

Información importante sobre alguno de los componentes de Zamene 30 mg

Este medicamento contiene lactosa. Si su médico le ha indicado que padece una intolerancia a ciertos azúcares, consulte con él antes de tomar este medicamento.

Efectos adversos - Efectos secundarios de Zamene

Al igual que todos los medicamentos, Zamene 30 mg comprimidos puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran.

En tratamientos de corta duración, este medicamento es bien tolerado y los efectos adversos son poco frecuentes. No obstante, en tratamientos prolongados se han observado los siguientes:

Trastornos gastrointestinales: Úlcera de estómago, hemorragia, digestión pesada, pancreatitis aguda (sobre todo en niños).

Trastornos del sistema nervioso: Dolor de cabeza, vértigo, agitación, insomnio, cambios del estado de ánimo (depresión, euforia) y aumento de la presión intracraneal.

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneos: Adelgazamiento de la piel, estrías y acné.

Trastornos cardiacos y vasculares: Incremento de la presión arterial, retención de líquido en los tejidos (edema), insuficiencia cardiaca, complicaciones causadas por coágulos de sangre (tromboembolismo), disminución del potasio y retención de sal.

Trastornos endocrinos: Insuficiencia suprarrenal, aumento de peso y cara de luna llena, agravamiento de la diabetes, desaparición de la menstruación y retraso del crecimiento en niños.

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo: Alteraciones o debilidad muscular, osteoporosis.

Trastornos oculares: Alteraciones oculares (cataratas, aumento de la presión intraocular).

Durante el tratamiento con este medicamento puede aumentar su tendencia a las infecciones, por lo que si nota cualquier síntoma de enfermedad que pudiera relacionarse con la toma del mismo, debe ponerse en contacto con su médico.

Igualmente, si considera que alguno de los efectos adversos que sufre es grave o si aprecia cualquier efecto adverso no mencionado en este prospecto, informe a su médico o farmacéutico.

Presentaciones de Zamene

  • Zamene 22.75 mg/ml gotas 13 ml
  • Zamene 30 mg 10 comprimidos
  • Zamene 6 mg 20 comprimidos

Información adicional Zamene

Composición de Zamene 30 mg

El principio activo es deflazacort.
Los demás componentes son: lactosa monohidrato, almidón de maíz, celulosa microcristalina y estearato de magnesio.

Aspecto del producto y contenido del envase:

Comprimidos redondos no recubiertos, blancos, con una cruz grabada en una cara y en la otra el número
30.
El comprimido se puede dividir en partes iguales.
Zamene 30 mg comprimidos se acondiciona en blister de PVC y lámina de aluminio-PVC y se presenta en envases conteniendo 10 ó 500 comprimidos.

¿Tienes preguntas sobre Zamene?

Nuestros expertos han respondido 120 preguntas sobre Zamene.

En el caso de que el tratamiento fuese sólo de tres días, tomando cada día un comprimido de 30 mg y no estando previamente tratado con ningún corticosteroide, puede suspenderlo sin efectos significativos. Cuando los tratamiento son superiores a cinco días es preciso realizar una reducción gradual cuya pauta será establecida por el médico en función de la dosis, tiempo de tratamiento con el corticoide, tipo de enfermedad tratada y comorbilidad.

  • Gracias 3
  • 2 expertos están de acuerdo
  • 1293
  • 534
  • 976
Dr. Norberto Gómez Rodríguez

Reumatólogo

Vigo

No hay una fecha clara a partir de la cual decir... ahora es un tratamiento prolongado, la mayoria de las veces se usan entre 15 días y 30 días para solucionar procesos agudos, cuando son necesarios en el contexto de procesos crónicos, suelen ser meses e incluso años y a veces toda la vida, por supuesto cuanto más tiempo los tengamos que tomar se van sumando efectos secundarios, hay que valorar el coste-beneficio de usarlos, a veces, no hay más remedio. También hay que tener en cuenta que depende de la persona, hay variabilidad en la aparición de esos efectos secunadios.. Tu médico es el que tiene que decidir cuanto tiempo, dosis, siempre va a intentar que sea la dosis más baja y el menor tiempo, pero si los pone es que no hay más remedio.

  • Gracias 5
  • 1 experto está de acuerdo

Zamene (deflazacort) es un glucocorticoide entre cuyas indicaciones NO está el dolor (de ningún tipo), pues no es analgésico, ni la inflamación provocada por lesiones mecánicas como un esguince. Excepto complicaciones locales como un síndrome de dolor regional complejo tipo I (anteriormente denominado distrofia refleja), no está indicado el empleo de corticoides en un esguince. La dosis que le han prescrito es de tipo medio-alto y los 10 días durante los que usted refiere que le han indicado tomar el fármaco constituyen un periodo prudencial en el que no cabría esperar efectos secundarios significativos del corticoide. Obviamente, desconozco si existía una enfermedad previa o concomitante que si pudiese justificar el fármaco.

  • Gracias 0
  • 2 expertos están de acuerdo
  • 1293
  • 534
  • 976
Dr. Norberto Gómez Rodríguez

Reumatólogo

Vigo

Obviamente NO es bueno dar un corticoide como Zamene sin haber verificado cual es la causa de la odinofagia (dolor con la deglución). Deben descartarse las faringoamigdalitis bacterianas y otros procesos infecciosos locales. En general, no se debe dar nunca un corticoide cuando hay un proceso infeccioso activo y sólo el médico debe indicar el medicamento adecuado en función de la causa de la afectación faríngea. (Hay otras causas de dolor al tragar que no son simples faringitis y que, por supuesto, también requieren una adecuada exploración).

  • Gracias 0
  • 1 experto está de acuerdo
  • 1293
  • 534
  • 976
Dr. Norberto Gómez Rodríguez

Reumatólogo

Vigo

Ver las 120 preguntas sobre Zamene

Para ofrecer un mejor servicio utilizamos cookies propias y de terceros. Al continuar aceptas nuestra política de cookies. Más info. X