Transfusión de sangre o hemoderivados - Información, especialistas, preguntas frecuentes.

Todo acerca de Transfusión de sangre o hemoderivados

Información sobre Transfusión de sangre o hemoderivados

Otros nombres: Transfusión de sangre o hemoderivados (por unidad)

Una transfusión de sangre consiste en administrar sangre a un paciente cuya médula ósea no es capaz de fabricar la cantidad de glóbulos rojos que esta persona necesita o a la velocidad que los necesita. Después de una intervención quirúrgica, la médula ósea no es capaz de fabricar la cantidad de sangre que el paciente ha perdido durante la operación, ya que para ello necesitaría aproximadamente entre 10 y 15 días. Por eso, ocasionalmente, es necesario inyectar sangre. La sangre no es inocua para el paciente, y deberá ser controlado por el personal facultativo. Las transfusiones de sangre salvan muchas vidas, pero no están exentas de riesgos. A pesar que las pruebas que se realizan actualmente a la sangre son más sensibles y específicas, no se ha eliminado completamente la posibilidad de contraer determinadas enfermedades como la hepatitis B, hepatitis C, sífilis y el SIDA

¿Tienes más dudas sobre Transfusión de sangre o hemoderivados? Pregunta a nuestros expertos.

¿Tienes preguntas sobre Transfusión de sangre o hemoderivados?

Nuestros expertos han respondido 3 preguntas sobre Transfusión de sangre o hemoderivados.

Pregunta a miles de expertos de forma anónima y gratuita

  • Tu pregunta se publicará de forma anónima.
  • Haz una pregunta concreta, mantente enfocado a una sola pregunta médica.
  • Sé breve y conciso.
  • Este servicio no sustituye una consulta con un profesional sanitario. Si tienes algún problema o urgencia, acude a tu médico o a urgencias.
  • No se permitirá obtener segundas opiniones o consultas sobre un caso concreto.

Éstas son las más populares:

Una transfusión de sangre se realiza cuando exista un déficit de volumen importante, o de algún componente de la sangre (plaquetas, hematíes, etc...). Siempre va acompañada de una prescripción médica. Está indicada en casos de anemia, trombocitopenia, y en otras circunstancias, como por ejemplo, intervenciones quirúrgicas que requieran de su disponibilidad. Es importante verificar todos los datos del paciente antes de transfundir la sangre, y comprobar la compatibilidad. Se deben de tomar las constantes vitales del paciente, antes, durante y después de la transfusión, con el objetivo de verificar si va todo bien. Ante cualquier signo o síntoma (rubor, dolor torácico o de espalda, aumento de temperatura, palpitaciones, taquicardia, cefalea, náuseas y vómitos, disnea, nerviosismo que veamos, o qué nos manifieste el paciente, se debe retirar la transfusión y avisar inmediatamente al médico responsable. Infundir lentamente en menos de 4 horas. Espero haberte ayudado.

  • 14
  • 8
  • 24
David Delgado Sevilla

Enfermero

En la actualidad prácticamente ninguna, ya que la selección de donantes y los análisis realizados previo a la distribución de los productos hemoderivados son suficientemente rigurosos.

  • 3
  • 0
  • 1
Dr. Rafael Del Orbe Barreto

Hematólogo

Bilbao

Se dice que "no se transfunden hemoglobinas, sino enfermos". Como orientación, una cifra de 8 g/dl suele asociarse con una indicación clínica, pero muchos factores pueden hacer subir o bajar ese umbral: edad, problemas cardíacos, rapidez de instauración de la anemia, etc. Para más información, consulte en hematología.

  • 13
  • 0
  • 5
Dr. Javier Loscertales Pueyo

Hematólogo

Madrid

Ver las 3 preguntas sobre Transfusión de sangre o hemoderivados

Para ofrecer un mejor servicio utilizamos cookies propias y de terceros. Al continuar aceptas nuestra política de cookies. Más info. X