Reandron - Información, expertos y preguntas frecuentes

Uso de Reandron

androgenos

Reandron contiene testosterona, una hormona masculina, como principio activo. Reandron se administra mediante inyección intramuscular; el medicamento administrado va liberándose con el tiempo.
Reandron se utiliza en hombres adultos para el tratamiento de sustitución de la testosterona y así tratar diversos problemas derivados de la falta de testosterona (hipogonadismo masculino). Esta condición debe de ser confirmada mediante dos determinaciones de testosterona en sangre y además presentarse:

Impotencia

Infertilidad

Disminución del deseo sexual

Cansancio

Estados depresivos

Pérdida ósea causada por un nivel hormonal bajo

Precauciones especiales

si es alérgico (hipersensible) a la testosterona undecanoato o a cualquiera de los demás componentes de Reandron (ver “Composición de Reandron”)

si ha padecido un carcinoma de próstata en el que influye la acción de los andrógenos

(hormona sexual masculina), o puede padecer cáncer de próstata o de las mamas.

si tiene o ha tenido un tumor del hígado;

Reandron no está indicado para su uso en mujeres.
Reandron no está indicado para su uso en niños y adolescentes. No existe información disponible sobre el uso de Reandron en hombres menores de 18 años.

epilepsia

problemas de corazón, hígado o riñón

migraña

interrupciones de la respiración durante el sueño (apnea) ya que puede empeorar con el tratamiento

cáncer, ya que deberá determinarse los niveles de calcio en sangre

problemas de coagulación

Si padece insuficiencia grave de corazón, hígado o riñón, el tratamiento con Reandron puede causarle complicaciones importantes, como retención de líquidos, que puede ir acompañada de insuficiencia cardíaca congestiva grave.

Pacientes de edad avanzada (65 años o más)

No es necesario ajustar la dosis si tiene más de 65 años. (Ver “Examen médico/Seguimiento”).
.

Si su hígado no funciona bien

No se han realizado estudios formales en pacientes con insuficiencia hepática. Si alguna vez ha tenido un tumor en el hígado, no le recetarán Reandron (ver “No utilice Reandron”).
Reandron no está indicado para aumentar la musculatura en individuos sanos o para incrementar la resistencia física.
Reandron puede dar resultados positivos en el test de dopaje.

Las hormonas masculinas pueden aumentar el crecimiento del cáncer de próstata o aumentar el tamaño de la glándula prostática (hipertrofia prostática benigna). Antes de iniciar el tratamiento con Reandron, su médico debe realizar un examen médico, con el fin de excluir el riesgo de un cáncer de próstata ya existente.
Su médico debe realizar un seguimiento periódico cuidadoso de la próstata y las mamas, especialmente en pacientes de edad avanzada. Su médico también le realizará periódicamente algunos análisis de sangre.
En casos raros, se ha comunicado la aparición de tumores del hígado benignos y malignos
(cancerosos) en pacientes que han sido tratados con testosterona.

Informe a su médico o farmacéutico si está utilizando o ha utilizado recientemente cualquier otro medicamento, incluso los adquiridos sin receta médica. Su médico puede tener que ajustar la dosis si está tomando otros medicamentos, como por ejemplo:

La hormona adrenocorticotrópica (ACTH) o corticosteroides (usados para tratar diversas enfermedades tales como reumatismo, artritis, reacciones alérgicas y asma). Reandron puede aumentar el riesgo de retención de líquidos, especialmente si tiene problemas de corazón o de hígado

Anticoagulantes orales.

Si es diabético, puede que se tenga que ajustar su dosis de insulina.

Interacciones con pruebas de laboratorio: Reandron puede afectar también a los resultados de pruebas de laboratorio (por ejemplo de la glándula tiroides). Informe al médico o al personal del laboratorio de que está en tratamiento con Reandron.

Consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar cualquier medicamento.

Reandron no influye sobre la capacidad para conducir y utilizar maquinaria.

Este medicamento puede producir reacciones alérgicas graves porque contiene aceite de ricino refinado.

Efectos adversos y efectos secundarios

Al igual que todos los medicamentos, Reandron puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran.
Si considera que alguno de los efectos adversos que sufre es grave o si aprecia cualquier efecto adverso no mencionado en este prospecto, informe a su médico o farmacéutico.
Las reacciones adversas más frecuentemente observadas fueron acné y dolor en el lugar de aplicación de la inyección.

niveles anormalmente elevados de glóbulos rojos

aumento de peso

sofocos

acné

agrandamiento de la próstata y problemas asociados

reacciones diversas en el lugar de administración de la inyección, como por ejemplo, dolor, hematoma o irritación

reacción alérgica

aumento del apetito, alteraciones en algunos resultados del análisis de sangre, como por ejemplo, aumento del azúcar o de las grasas

depresión, alteraciones emocionales, insomnio, inquietud, agresividad o irritabilidad

dolor de cabeza, migraña o temblores

alteraciones cardiovasculares, presión arterial elevada o mareos

bronquitis, sinusitis, tos, respiración entrecortada, ronquidos o alteraciones de la voz

diarrea o náusea

alteraciones en los resultados de las pruebas hepáticas

pérdida de cabello o diversas reacciones cutáneas (por ejemplo picor, enrojecimiento o piel seca)

dolor en las articulaciones o en las extremidades, problemas musculares (por ejemplo espasmos, dolor o rigidez) o aumento de la creatin fosfoquinasa en sangre

alteraciones del conducto urinario (por ejemplo, disminución del flujo de orina, retención de orina, necesidad urgente de orinar durante la noche)

alteraciones de la próstata (por ejemplo, neoplasia prostática intraepitelial, endurecimiento o inflamación de la próstata), alteraciones del apetito sexual, dolor de testículos, dolor, endurecimiento o agrandamiento de las mamas o aumento del nivel de hormonas masculinas y femeninas

cansancio, debilidad generalizada, sudoración excesiva o sudoración nocturna

El líquido oleoso de Reandron puede alcanzar los pulmones (microembolismo pulmonar de las soluciones oleosas) y en raras ocasiones puede provocar signos y síntomas tales como tos, respiración entrecortada, malestar general, sudoración excesiva, dolor de pecho, mareos, pinchazos o desvanecimiento. Estas reacciones pueden ocurrir durante o inmediatamente después de la inyección y son reversibles.
Se han notificado reacciones anafilácticas tras la administración de Reandron.
Además de los referidos anteriormente, se han observado los siguientes efectos adversos tras el tratamiento con productos que contienen testosterona: nerviosismo, hostilidad, breves interrupciones de la respiración durante el sueño (apnea), reacciones en la piel como por ejemplo, caspa y seborrea, erecciones más frecuentes y en casos muy raros color amarillento en la piel y los ojos (ictericia).
El tratamiento con dosis elevadas de testosterona generalmente interrumpe o reduce de manera reversible la producción de espermatozoides. El tratamiento de sustitución de testosterona en caso de testículos de bajo funcionamiento (hipogonadismo), puede provocar en raros casos erecciones persistentes y dolorosas (priapismo). Los tratamientos de larga duración o con dosis altas de testosterona pueden producir ocasionalmente un aumento de la retención de líquidos y edema (hinchazón debido a la retención).

Preguntas sobre Reandron

Nuestros expertos han respondido 31 preguntas sobre Reandron

Si, la testosterona imcrementa el eritropoyesis y sube ambos parametros.
1 respuestas

Apreciad@ el reandron es testosterona y su indicación no tiene nada que ver con el hematocrito (el cual indica si una persona tiene anemia o no tiene anemia). Considero que debes reconsultar…
1 respuestas

Buenos días, los cambios hormonales pueden influir en la estabilidad de las crisis epilépticas, y en casos de refractariedad más. Aunque específicamente no hay interacciones entre los fármacos…
1 respuestas

¿Qué profesionales prescriben Reandron?


Todos los contenidos publicados en Doctoralia, especialmente preguntas y respuestas, son de carácter informativo y en ningún caso deben considerarse un sustituto de un asesoramiento médico.