Gelofeno infantil - Información, expertos y preguntas frecuentes

Uso de Gelofeno infantil

analgesico antiinflamatorio antipiretico antirreumatico

Gelofeno Infantil pertenece a un grupo de medicamentos llamados antiinflamatorios no esteroideos
(AINE).
Gelofeno Infantil está indicado en el tratamiento sintomático del dolor leve o moderado, de la fiebre y de la artritis reumatoide juvenil (inflamación de las articulaciones, incluyendo habitualmente las de manos y pies, dando lugar a hinchazón y dolor a edades tempranas).

Precauciones especiales

Si es alérgico (hipersensible) al ibuprofeno, a otros medicamentos del grupo de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE, p. ej. Ácido acetilsalicílico, naproxeno, etc.) o a cualquiera de los demás
componentes (excipientes) de este medicamento (incluidos en la sección 6).
- Si tiene antecedentes de asma o dificultad respiratoria, rinitis aguda (secreción nasal), urticaria (erupción cutánea con picor) u otras reacciones alérgicas con medicamentos de acción similar, p. ej. ácido acetilsalicílico.
- Ha tenido anteriormente una hemorragia de estómago o duodeno o ha sufrido una perforación del aparato digestivo mientras tomaba un medicamento anti-inflamatorio no esteroideo.
- Padece actualmente o ha padecido en más de una ocasión: una úlcera o una hemorragia de estómago o duodeno.
- Si padece una enfermedad grave del hígado o de los riñones o el corazón.
- Si padece una insuficiencia cardiaca grave.
- Si vomita sangre, presenta heces negras o diarrea con sangre.
- Si padece trastornos hemorrágicos o de la coagulación sanguínea.
- Si se encuentra en el tercer trimestre del embarazo (ver sección “Embarazo y lactancia”).

Consulte a su médico, farmacéutico o enfermero antes de empezar a tomar Gelofeno Infantil.
Es importante que utilice la dosis más pequeña que alivie/controle el dolor y no debe tomar este medicamento más tiempo del necesario para controlar sus síntomas.
- Si ha tenido o desarrolla una úlcera, hemorragia o perforación en el estómago o en el duodeno, pudiéndose manifestar por un dolor abdominal intenso o persistente y/o por heces de color negro, o incluso sin síntomas previos de alerta.
- Este riesgo es mayor cuando se utilizan dosis altas y tratamientos prolongados, en pacientes con antecedentes de úlcera péptica y en los pacientes de edad avanzada. En estos casos su médico considerará la posibilidad de asociar un medicamento protector del estómago.
- Informe a su médico si toma simultáneamente medicamentos que alteran la coagulación de la sangre, como anticoagulantes orales, antiagregantes plaquetarios del tipo del ácido acetilsalicílico. También
debe comentarle la utilización de otros medicamentos que podrían aumentar el riesgo de dichas
hemorragias como los corticoides y los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.
- Si padece asma o cualquier otro trastorno respiratorio.
- Si ha padecido o padece una enfermedad del corazón, de los riñones o del hígado, hipertensión arterial (tensión arterial alta), tiene edema (retención de líquido) o necesita tomar el medicamento de forma prolongada (más de 1 a 2 semanas), es posible que su médico deba efectuar controles de forma regular.
- Si padece alguna enfermedad gastrointestinal, alcoholismo, colitis ulcerosa (inflamación del intestino con formación de úlceras) o enfermedad de Crohn (enfermedad autoinmune que afecta principalmente al tracto gastrointestinal y forma úlceras profundas) pues los medicamentos del tipo Gelofeno Infantil pueden empeorar estas patologías; el médico hará un seguimiento estrecho de su tratamiento.
- Informe a su médico si ha iniciado tratamiento con Gelofeno Infantil antes de acudir a la consulta, ya que el ibuprofeno puede enmascarar los síntomas de una posible infección, dificultando su diagnóstico.
- Informe a su médico si padece lupus eritematoso sistémico (alteración del sistema inmunitario), ya que puede producirse meningitis aséptica (inflamación de las membranas que cubren el cerebro y médula espinal causada por ciertos virus).
- Es posible que se produzcan reacciones alérgicas.
- Informe a su médico si está en tratamiento con diuréticos (medicamentos para orinar) porque éste debe vigilar el funcionamiento de su riñón.
- El médico efectuará un control más estricto si recibe ibuprofeno tras ser sometido a cirugía mayor.
- Si sufre dolores de cabeza tras un tratamiento prolongado no debe tomar dosis más elevadas del medicamento.
- Es aconsejable no tomar este medicamento si tiene varicela.
- Si presenta síntomas de deshidratación, p.ej. diarrea grave o vómitos, tome abundante líquido y contacte inmediatamente con su médico, ya que el ibuprofeno en este caso concreto podría provocar como consecuencia de la deshidratación una alteración del riñón.
- Informe a su médico si padece porfiria intermitente aguda (trastorno hereditario que implica anomalías en la producción de hemoglobina o pigmento de los glóbulos rojos de la sangre) para que valore la conveniencia o no del tratamiento con ibuprofeno.

Los medicamentos como Gelofeno Infantil se pueden asociar con un moderado aumento del riesgo de sufrir ataques cardiacos (“infartos de miocardio”) o cerebrales. Dicho riesgo es más probable que ocurra cuando
se emplean dosis altas y tratamientos prolongados. No exceda la dosis ni la duración del tratamiento
recomendado.
Si usted tiene problemas cardiacos, antecedentes de ataques cerebrales, o piensa que podría tener riesgo para sufrir estas patologías (por ejemplo, tiene la tensión arterial alta, sufre diabetes, tiene aumentado el colesterol, o es fumador) debe consultar este tratamiento con su médico o farmacéutico.
Asimismo este tipo de medicamentos pueden producir retención de líquidos, especialmente en pacientes con insuficiencia cardiaca y/o tensión arterial elevada (hipertensión).

Comunique a su médico o farmacéutico que está tomando, ha tomado recientemente o podría tener que tomar cualquier otro medicamento.
Los medicamentos citados a continuación pueden interferir y, por tanto, no deben utilizarse junto con
Gelofeno Infantil sin antes consultar a su médico:
· Otros antiinflamatorios no esteroideos.
· Warfarina, ticlopidina u otros medicamentos que se utilicen para “fluidificar” la sangre y evitar la aparición de coágulos.
· Litio (medicamento que se utiliza para tratar la depresión). Posiblemente su médico le ajustará la dosis de este medicamento.
· Metotrexato. Posiblemente su médico le ajustará la dosis de este medicamento antimetabolito
(desacelera el crecimiento de ciertas células producidas por el cuerpo).
· Mifepristona (inductor de abortos).
· Digoxina y glucósidos cardiotónicos (se emplean en el tratamiento de los trastornos del corazón).
· Hidantoínas como fenitoína (se emplea en el tratamiento de la epilepsia).
· Sulfamidas como el sulfametoxazol y el cotrimoxazol (se emplean en el tratamiento de algunas infeccciones bacterianas).
· Corticoides como la cortisona y la prednisolona.
· Diuréticos (medicamentos empleados para aumentar la eliminación de orina).
· Fluconazol (para el tratamiento de infecciones causadas por hongos).
· Pentoxifilina (para la claudicación intermitente).
· Probenecid (utilizado en pacientes con gota o junto con la penicilina en infecciones).
· Antibióticos del grupo de las quinolonas como el norfloxacino.
· Sulfinpirazona (para la gota).
· Sulfonilureas como la tolbutamida (para la diabetes).
· Tacrolimus (utilizado en trasplantes de órganos para evitar el rechazo).
· Zidovudina (medicamento contra el virus del SIDA).

El uso de ibuprofeno puede alterar las siguientes pruebas de laboratorio:
- Tiempo de hemorragia: puede prolongarse durante 1 día después de suspender el tratamiento.
- Concentración de glucosa en sangre: puede disminuir.
- Aclaramiento de creatinina: puede disminuir.
- Hematocrito o hemoglobina: puede disminuir.
- Concentraciones sanguíneas de nitrógeno ureico y concentraciones séricas de creatinina y potasio: puede aumentar.
- Con pruebas de la función hepática: incremento de valores de transaminasas.
Informe a su médico si va a someterse a un análisis clínico y está utilizando o ha utilizado recientemente ibuprofeno.

Se recomienda tomar Gelofeno Infantil con leche o con la comida, o inmediatamente después de comer, para reducir así la posibilidad de que se produzcan molestias en el estómago.

Si está embarazada o en periodo de lactancia, o cree que podría estar embarazada o tiene intención de quedarse embarazada, consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar este medicamento.

Debido a que la administración de medicamentos del tipo Gelofeno Infantil se ha asociado a un aumento del riesgo de sufrir anomalías congénitas/abortos no se recomienda la administración del mismo durante el primer y segundo trimestre del embarazo salvo que se considere estrictamente necesario
Si se considerase esencial, deberá administrarse la dosis efectiva más baja y durante el menor tiempo posible. No debe tomarse Gelofeno Infantil en el tercer trimestre del embarazo.

El ibuprofeno pasa a la leche materna, pero no es necesario interrumpir la lactancia durante un tratamiento corto con la dosis recomendada para dolor y fiebre.

Para las pacientes en edad fértil se debe tener en cuenta que los medicamentos del tipo Gelofeno Infantil se han asociado con una disminución de la capacidad para concebir.

Si se administra una sola dosis de ibuprofeno o durante un período corto, no es necesario adoptar precauciones especiales.
En caso de tratamiento prolongado se recomienda precaución por la posibilidad de aparición de efectos adversos relacionados con el sistema nervioso central como mareo, vértigo, alteraciones visuales u otros.

Este medicamento contiene sorbitol. Si su médico le ha indicado que padece una intolerancia a ciertos azúcares, consulte con él antes de tomar este medicamento. Puede producir un ligero efecto laxante porque contiene 314 miligramos de sorbitol por dosis de 1 mililitro. Valor calórico: 2,6 Kcal/gramos de sorbitol. Puede producir reacciones alérgicas (posiblemente retardadas) porque contiene para-hidroxibenzoato de
metilo sódico y para-hidroxibenzoato de propilo sódico.

Efectos adversos y efectos secundarios

Al igual que todos los medicamentos, Gelofeno Infantil puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran.
Los efectos adversos de los medicamentos como Gelofeno Infantil son más comunes en personas mayores de 65 años.
La incidencia de efectos adversos es menor en tratamientos cortos y si la dosis diaria está por debajo de la dosis máxima recomendada.
Se han observado los siguientes efectos adversos: Transtornos gastrointestinales:
Los efectos adversos más frecuentes que ocurren con los medicamentos como Gelofeno Infantil son los
gastrointestinales: úlceras pépticas, hemorragias digestivas, perforaciones (en algunos casos mortales), especialmente en los pacientes de edad avanzada. También se han observado náuseas, vómitos, diarrea, flatulencia, estreñimiento, ardor de estómago, dolor abdominal, sangre en heces, aftas bucales, empeoramiento de colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn. Menos frecuentemente se ha observado la aparición de gastritis.
Muy frecuentes (pueden afectar a más de 1 de cada 10 personas): diarrea e indigestión. Frecuentes (pueden afectar hasta 1 de cada 10 personas): náuseas, vómitos, dolor abdominal.
Poco frecuentes (pueden afectar hasta 1 de cada 100 personas): hemorragia, úlceras de estómago o duodeno, úlceras en la boca.
Raras (pueden afectar hasta 1 de cada 1000 personas): perforación gástrica o intestinal, flatulencia (gases abdominales), estreñimiento, inflamación del esófago y úlceras o inflamación del intestino (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn), estrechamiento del esófago (estenosis esofágica).
Si se produjera hemorragia gastrointestinal, podría ser causa de anemia y de vómitos de sangre
(hematemesis).

Transtornos de la piel y del tejido subcutáneo: Frecuentes: erupción en la piel.

Poco frecuentes: enrojecimiento de la piel (púrpura), picor o hinchazón de la piel e hinchazón de los labios, cara o lengua.
Muy raras (pueden afectar hasta 1 de cada 10.000 personas): picor intenso en la piel de aparición brusca o ampollas en la piel, caída del cabello, reacciones en la piel por influencia de la luz. Los medicamentos como Gelofeno Infantil pueden asociarse, en muy raras ocasiones a reacciones ampollosas muy graves como el síndrome de Stevens Johnson y la Necrolisis Epidérmica Tóxica (síndrome Lyell).

Transtornos del sistema inmunológico:

Poco frecuentes: secreción nasal aumentada y dificultad respiratoria. Raras: reacciones alérgicas graves (shock anafiláctico).
Muy raras: dolor en las articulaciones y fiebre (lupus eritematoso).

Transtornos del sistema nervioso:

Frecuentes: fatiga o somnolencia, dolor de cabeza y mareos. Raras: sensación de hormigueo (parestesia).
Muy raras: meningitis aséptica (inflamación de las membranas que cubren el cerebro y médula espinal causada por ciertos virus). En la mayor parte de los casos en los que se ha comunicado meningitis aséptica con ibuprofeno, el paciente sufría alguna forma de enfermedad autoinmunitaria (como lupus eritematoso sistémico u otras enfermedades del colágeno) lo que suponía un factor de riesgo. Los síntomas de
meningitis aséptica observados fueron rigidez en cuello, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, fiebre o
desorientación.

Transtornos psiquiátricos:

Poco frecuentes: insomnio, ansiedad e inquietud.
Raras: desorientación o confusión, agitación e irritabilidad o depresión.

Transtornos del oído y del laberinto: Frecuentes: sensación de inestabilidad.

Poco frecuentes: zumbido o pitidos en los oídos. Raras: dificultad auditiva.

Transtornos oculares:

Poco frecuentes: alteraciones de la visión. Raras: visión anormal o borrosa.

Transtornos de la sangre y del sistema linfático:

Muy raras: prolongación del tiempo de sangrado, disminución de plaquetas, disminución de glóbulos blancos (puede manifestarse por la aparición de infecciones frecuentes con fiebre, escalofríos, dolor de garganta, cansancio extremo, hemorragia nasal y cutánea), disminución de granulocitos (un tipo de glóbulos blancos), deficiencia de glóbulos rojos, blancos y plaquetas en la sangre (pancitopenia), síntomas caracterizados por disminución de granulocitos y por lesiones en garganta y otras mucosas
(agranulocitosis), insuficiencia de la médula ósea para producir diferentes tipos de células (anemia
aplásica) o destrucción prematura de los glóbulos rojos (anemia hemolítica) y disminución de los glóbulos rojos (puede manifestarse por dificultad respiratoria y palidez de la piel).

Transtornos cardíacos y vasculares:

Los medicamentos como Gelofeno Infantil, pueden asociarse con un moderado aumento de riesgo de sufrir un ataque cardiaco (“infarto de miocardio”) o cerebral.
También se han observado edema (retención de líquidos), hipertensión arterial, e insuficiencia cardiaca en asociación con tratamientos con medicamentos del tipo Gelofeno Infantil.

Transtornos renales y urinarios:

Alteraciones del riñón.

Transtornos hepatobiliares:

Raras: hepatitis (inflamación del hígado) e ictericia (coloración amarilla de la piel y ojos). Los medicamentos como Gelofeno Infantil pueden asociarse, en raras ocasiones a lesiones hepáticas.

Infecciones e infestaciones:

Agravación de inflamaciones durante procesos infecciosos.
Hasta la fecha no se han comunicado reacciones alérgicas graves con Gelofeno Infantil, aunque no pueden descartarse. Las manifestaciones de este tipo de reacciones podrían ser fiebre, erupción en la piel, dolor abdominal, dolor de cabeza intenso y persistente, náuseas, vómitos, hinchazón de la cara, lengua y garganta, dificultad respiratoria, asma, palpitaciones, hipotensión o shock.
Si aparece alguno de los efectos adversos citados a continuación, interrumpa el tratamiento y acuda de inmediato a su médico:
- Reacciones alérgicas tales como erupciones en la piel, hinchazón de la cara, pitos en el pecho o dificultad respiratoria.
- Vómitos de sangre o de aspecto similar a los posos de café.
- Sangre en las heces o diarrea sanguinolenta.
- Dolor intenso de estómago.
- Ampollas o descamación importante en la piel.
- Dolor de cabeza intenso o persistente.
- Coloración amarilla de la piel (ictericia).
- Signos de hipersensibilidad grave (alergia).
- Hinchazón de las extremidades o acumulación de líquido en los brazos o piernas.
Si experimenta efectos adversos, consulte a su médico, farmacéutico o enfermero, incluso si se trata de efectos adversos que no aparecen en este prospecto.

¿Qué profesionales prescriben Gelofeno infantil?

Todos los contenidos publicados en Doctoralia, especialmente preguntas y respuestas, son de carácter informativo y en ningún caso deben considerarse un sustituto de un asesoramiento médico.