Cirugía de fístulas y quistes cervicofaciales y laringocele - Información, expertos y preguntas frecuentes

Otros nombres: Fístulas y quistes cervicofaciales congénitos, laringocele. Tratamiento quirúrgico

Expertos en cirugía de fístulas y quistes cervicofaciales y laringocele

Encuentra un especialista en tu ciudad:
Aitor García Sánchez

Aitor García Sánchez

Cirujano oral y maxilofacial

Toledo

Reservar cita
José Carlos Moreno Vázquez

José Carlos Moreno Vázquez

Cirujano oral y maxilofacial

Badajoz

Reservar cita
Javier Mareque Bueno

Javier Mareque Bueno

Cirujano oral y maxilofacial, Dentista

Barcelona

Reservar cita

Preguntas sobre Cirugía de fístulas y quistes cervicofaciales y laringocele

Nuestros expertos han respondido 2 preguntas sobre Cirugía de fístulas y quistes cervicofaciales y laringocele

El laringocele puede ser interno, externo o mixto. Cuando se encuentra infectado se denomina laringopiocele. Se debe de realizar un TAC cervical. Antiguamente era frecuente en los trabajadores…
3 respuestas


Es una cirugía muy segura y con pocas complicaciones, aparte de la cicatriz.
Las recidivas son mínimas siempre que se realizce una resección de parte del cuerpo del hioides para seguir…
3 respuestas

Los expertos hablan sobre Cirugía de fístulas y quistes cervicofaciales y laringocele

En el cuello encontramos quistes cervicales, que pueden ser branquiales o tiroglosos, por una alteración en el mecanismo de maduración de los órganos del cuello en el feto. Están al nacer y generalmente se manifiesta en la adolescencia como un bulto cervical lateral o medial asintomático, que a veces se infecta y causa un absceso cervical. Ante la sospecha de un quiste cervical se realiza una ecografía y TAC, que suelen confirmar las características quísticas de la lesión, se plantea confirmación con una punción. El único tratamiento es la cirugía, mediante y extirpación completa del quiste y del trayecto fistuloso si existe con disección del mismo de las estructuras con que se relaciona.

Los quistes y fístulas cervicales precisan de su extirpación sea por su crecimiento, por sus molestias locorregionales o por su posibilidad de malignización. Su presencia en zonas tan visibles como el cuello hacían necesario que permanezcan unas cicatrices muy marcadas tras la cirugía. En los últimos años hemos mejorado la vía de acceso a estas lesiones, dejando tras su extirpación cicatrices “casi invisibles”. Estas técnicas innovadoras aun siendo más laboriosas para el cirujano son técnicamente impecables y estéticamente muy satisfactorias para el paciente. Son posibles en fístulas, quistes, adenopatías cervicales y también en la cirugía de la glándula parótida.

¿Qué profesionales realizan Cirugía de fístulas y quistes cervicofaciales y laringocele?

Búsquedas relacionadas


Todos los contenidos publicados en Doctoralia, especialmente preguntas y respuestas, son de carácter informativo y en ningún caso deben considerarse un sustituto de un asesoramiento médico.