La ecografía abdominal es un tipo de diagnóstico médico por imagen que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para crear imágenes de los órganos de la cavidad abdominal. Este procedimiento no invasivo es seguro y no expone al paciente a ningún tipo de radiación. Es una técnica de imagen en tiempo real, lo que significa que puede mostrar el movimiento de los órganos internos del cuerpo, así como la sangre que fluye a través de los vasos sanguíneos.

Elige la ciudad en la que buscas el servicio

Qué es una ecografía abdominal

La ecografía abdominal es una herramienta de diagnóstico versátil con una amplia gama de aplicaciones. Se utiliza para examinar los órganos y estructuras del abdomen, como el hígado, la vesícula biliar, el bazo, el páncreas, los riñones, la vejiga y la aorta abdominal. Puede ayudar a diagnosticar diversas afecciones y a evaluar los daños tras una enfermedad o lesión.

Un especialista puede utilizar una ecografía abdominal para guiarse durante ciertos procedimientos médicos, como las biopsias con aguja. En este procedimiento, se utiliza una aguja para extraer una pequeña muestra de células de un órgano para realizar pruebas de laboratorio. La ecografía ayuda al especialista a ver la ubicación del órgano en tiempo real, lo que hace que el procedimiento sea más seguro y preciso.

Además, la ecografía abdominal puede utilizarse para controlar el crecimiento y el desarrollo del feto durante el embarazo. A menudo es la primera técnica de imagen que se utiliza para examinar el útero y los ovarios en una mujer que experimenta dolor pélvico, hemorragias anormales u otros problemas menstruales. También puede ayudar a identificar la causa de un dolor o distensión abdominal inexplicables.

Cómo funciona una ecografía abdominal

Una ecografía abdominal funciona transmitiendo ondas sonoras de alta frecuencia al interior del cuerpo mediante una sonda. Las ondas sonoras viajan por el cuerpo y chocan con un límite entre tejidos (por ejemplo, entre líquido y tejido blando, tejido blando y hueso). Algunas de las ondas sonoras se reflejan de vuelta a la sonda, mientras que otras continúan hasta que alcanzan otro límite y se reflejan.

La sonda capta las ondas sonoras que se reflejan y las transmite al ecógrafo. La máquina calcula la distancia desde la sonda hasta el tejido u órgano utilizando la velocidad del sonido en el tejido (1540 m/s) y el tiempo de retorno de cada eco, y luego utiliza esta información para generar una imagen.

En resumen, el ecógrafo forma las imágenes a partir de los ecos de las ondas sonoras que emite. La intensidad (amplitud) del eco determina el brillo en la imagen, mientras que el tiempo que tarda en volver el eco determina la profundidad o distancia.

Duración de una ecografía abdominal

En general, una ecografía abdominal puede durar unos 30 minutos. Sin embargo, la duración exacta puede variar en función de la zona que se examine y de la naturaleza de la exploración. Por ejemplo, un examen más detallado para casos complejos puede llevar más tiempo.

Es importante tener en cuenta que este es el tiempo real de exploración y no incluye el tiempo necesario para la preparación, la consulta con el ecografista o la espera del procedimiento. Por lo tanto, al programar una ecografía abdominal, es posible que necesites asignar más tiempo para todo el proceso.

Ten por seguro, sin embargo, que a pesar del tiempo que conlleva, una ecografía abdominal es generalmente un procedimiento fácil y sencillo. El ecografista te guiará durante todo el proceso y, por lo general, podrás reanudar tus actividades normales inmediatamente después de la exploración.

Ecografía abdominal: Precio medio en España

Determinar el precio medio de una ecografía abdominal puede ser complicado, ya que depende en gran medida de varios factores. Entre ellos, tu ubicación geográfica, el centro en el que se realice la exploración y si tienes o no seguro médico.

En general, el coste de una ecografía abdominal puede oscilar entre 80 € y 120 €. Si tienes seguro médico, éste podría cubrir parte o la totalidad del coste, dependiendo de tu póliza. Antes de programar una ecografía, es una buena idea consultar con tu seguro médico qué cubre y qué no.

Ecografía abdominal: especialistas y clínicas recomendadas

Madrid

Dr. José Antonio Feria Herrera

Radiólogo

(Ecografías especializadas, Radiología diagnóstica - radiodiagnóstico, Radiología: tratamiento del dolor (clinica del dolor), Radiología intervencionista) Ver más
Ronda de Segovia 42, Madrid
141 opiniones
Mostrar perfil
Dra. Ana Segura Grau

Médico general, Médico de familia

(Ecografías) Ver más
Calle Narvaez 7-1º-drcha, Madrid
155 opiniones
Mostrar perfil

Barcelona

Dra. Maria Lucía Gascón Pedrola

Digestóloga, Médica general

(Ecografía digestiva, Enfermedad celiaca, Endoscopia digestiva) Ver más
Plaça Doctor Ignasi Barraquer 6, pral 2ª, Barcelona
311 opiniones
Mostrar perfil
Dr. Edgar Coello

Médico general

(Salud de la mujer) Ver más
Carrer de Roger 66, Barcelona
5 opiniones
Mostrar perfil

Valencia

Dr. Salvador Miralles Soria

Radiólogo

(Ecografía general, Ecografía con punción, Ecografías especializadas, Ecografía doppler) Ver más
Plaça de l'Ajuntament, 19, 1C, Valencia
128 opiniones
Mostrar perfil
My Medica

Andrólogo, Cardiólogo, Dermatólogo

, Dermatólogo infantil, Endocrino, Ginecólogo, Especialista en medicina del deporte, Médico estético, Médico de familia, Médico general, Internista, Neumólogo, Otorrino, Psicólogo, Psiquiatra, Radiólogo, Traumatólogo, Urólogo Ver más
Plaça de l'Ajuntament, 19, 1C, Valencia
1681 opiniones
Mostrar perfil

Sevilla

Dr. Diego Sánchez Muñoz

Digestólogo

(Ecografía digestiva, Enfermedad inflamatoria intestinal, Endoscopia digestiva, Motilidad (pruebas funcionales), Balón intragástico) Ver más
C. Virgen de Begoña 12, Sevilla
150 opiniones
Mostrar perfil
Clínica VIVO Nervión

Radiólogo

Avenida de Diego Martínez Barrio 10, Sevilla
0 opiniones
Mostrar perfil

Preguntas frecuentes

¿Qué puede detectar una ecografía abdominal?

Una ecografía abdominal puede detectar diversas afecciones y anomalías en los órganos y estructuras del abdomen. Puede ayudar a identificar problemas como cálculos renales, enfermedades hepáticas, cálculos biliares y aneurismas aórticos abdominales.

También puede detectar y controlar tumores, quistes u otros tipos de crecimientos en los órganos. Si experimentas un dolor abdominal inexplicable, una ecografía puede ayudar a determinar la causa, ya sea apendicitis, una vesícula biliar inflamada u otras afecciones.

En las mujeres, una ecografía abdominal puede utilizarse para examinar el útero y los ovarios, ayudando a detectar afecciones como fibromas, síndrome de ovario poliquístico o embarazo ectópico. En los hombres, puede utilizarse para comprobar si la próstata presenta signos de agrandamiento o cáncer.


¿A partir de qué semana se realiza la ecografía abdominal?

En el contexto del embarazo, puede realizarse una ecografía abdominal a partir de la séptima semana aproximadamente. Sin embargo, la visibilidad y la cantidad de detalles que se ven en la ecografía pueden variar en función de la fase del embarazo y de la posición del feto.

Durante las primeras semanas de embarazo, una ecografía transvaginal puede proporcionar una imagen más clara. Pero a medida que avanza el embarazo, una ecografía abdominal resulta más eficaz. Entre la semana 18 y la 20, aproximadamente, se puede utilizar una ecografía abdominal para realizar una exploración anatómica con el fin de comprobar el desarrollo del feto y detectar cualquier anomalía.

Es importante tener en cuenta que el momento y la frecuencia de las ecografías durante el embarazo pueden variar en función de la salud de la persona, la salud del feto y las recomendaciones del especialista.


¿Se realiza la ecografía abdominal en ayunas?

La necesidad o no de estar en ayunas para una ecografía abdominal depende del órgano o estructura que se vaya a examinar. Para algunas exploraciones, como una ecografía del hígado o la vesícula biliar, es posible que se te pida que ayunes durante varias horas antes del procedimiento para garantizar que los órganos puedan verse con claridad.

Por otro lado, para una ecografía pélvica o una ecografía de embarazo, es posible que te pidan que vengas con la vejiga llena. Ésta actúa como una ventana que permite que las ondas sonoras pasen al interior de la pelvis y creen una imagen más nítida.

En cualquier caso, el centro médico o el especialista te proporcionarán instrucciones específicas sobre cómo prepararte para la ecografía, incluyendo cualquier restricción o requisito dietético.


Preparación para una ecografía abdominal: ¿qué puedo comer o beber?

La preparación para una ecografía abdominal puede variar en función del tipo de exploración. Para algunas exploraciones, es posible que debas ayunar durante cierto tiempo antes del procedimiento. Esto suele significar no comer ni beber, excepto agua, durante unas seis u ocho horas antes de la ecografía.

Esto se debe a que los alimentos no digeridos en el estómago y la orina en la vejiga pueden bloquear las ondas sonoras, dificultando que el ecografista obtenga una imagen clara de los órganos. Si vas a someterte a una exploración de vesícula biliar, hígado, páncreas o bazo, es probable que tengas que evitar comer o beber determinados alimentos y bebidas.

Sin embargo, para otros tipos de exploraciones, es posible que debas beber cierta cantidad de agua antes de la prueba para asegurarte de que tu vejiga está llena. En estos casos, es fundamental seguir las instrucciones proporcionadas por el especialista.


¿Qué esperar durante una ecografía abdominal?

Durante una ecografía abdominal, deberás permanecer tumbado durante todo el procedimiento. Es posible que se te pida que dejes al descubierto la zona del abdomen que se va a examinar, y es probable que tengas que quitarte cualquier joya u otro objeto que pueda interferir en la exploración.

El ecografista te aplicará un gel sobre la piel, que puede estar un poco frío al principio. A continuación, presionará el transductor contra tu piel y lo moverá para captar imágenes de tus órganos. No deberías sentir ningún dolor, pero es posible que sientas algo de presión o molestias, sobre todo si la exploración se realiza sobre una zona en la que sientes dolor.

Durante la exploración, es posible que la habitación esté tenue para que el ecografista pueda ver mejor las imágenes en el monitor. Escucharás un sonido pulsante de la máquina, que es el sonido de las ondas de ultrasonido.

Una vez finalizada la ecografía, el ecografista le limpiará el gel de la piel. Después podrás vestirte y seguir con tu día como de costumbre, a menos que tu médico te dé otras instrucciones.


¿Cómo se ve una ecografía abdominal normal?

En una ecografía abdominal normal, los órganos y estructuras del abdomen aparecen en distintos tonos de gris. Las estructuras u órganos llenos de líquido, como la vesícula biliar o la vejiga, suelen aparecer en negro, ya que el líquido no refleja las ondas ultrasónicas. Por otro lado, los órganos o estructuras sólidas, como el hígado o el páncreas, reflejan más ondas de ultrasonido y por eso aparecen más claros o grises.

El ecografista o radiólogo interpretará las imágenes ecográficas basándose en el aspecto, tamaño y forma de los órganos, y en la presencia de cualquier hallazgo anormal. Por ejemplo, una masa o tumor podría aparecer como una estructura sólida con bordes irregulares, mientras que un quiste podría aparecer como un saco lleno de líquido con bordes lisos.

Es importante recordar que, aunque una ecografía puede proporcionar información valiosa sobre la estructura y el funcionamiento de los órganos del abdomen, es sólo una herramienta del proceso de diagnóstico. El especialista tendrá en cuenta los hallazgos de la ecografía junto con tus síntomas, historial médico y resultados de otras pruebas para realizar un diagnóstico.

Preguntas sobre Ecografía abdominal

Nuestros expertos han respondido 3 preguntas sobre Ecografía abdominal

Los expertos hablan sobre Ecografía abdominal

La ecografía abdominal permite estudiar numerosos órganos intraabdominales, aunque no todos. Revisamos hígado, vías biliares intra y extrahepáticas, vesícula biliar, páncreas, bazo, riñones, arteria aorta, vena cava inferior y órganos pelvianos. La ecografía resulta mucho más resolutiva en pacientes delgados que en obesos, en los que el tejido adiposo abdominal dificulta mucho la visualización adecuada.

Luis Apesteguia Ciriza

Radiólogo

Pamplona


El empleo de ultrasonidos en medicina se está generalizando por su sencillez e inocuidad a la par que nos suministra una valiosa información que complementa los datos que obtenemos en consulta de la exploración física del paciente. Para muchos de nosotros es una herramienta igual de útil o más que el clásico fonendoscopio porque en la misma consulta podemos explorar al paciente sin necesidad de derivarle a otra prueba otro día. La agilidad en el procedimiento es algo que los pacientes agradecen y dan valor al acto médico de la propia consulta que se transforma de esta manera en un acto de alta capacidad de resolución. Toda camilla debería tener un ecógrafo al lado listo para ser usado.

Luis Miguel Benito De Benito

Digestólogo

Madrid


La ecografía es una herramienta asequible para completar el estudio y exploración de todo paciente. En la propia consulta podemos diagnosticar y dar seguimiento a patologías/lesiones de órganos abdominales y subcutáneos sin listas de espera para su realización.

Francisco Javier Saldívar Alarcón

Médico estético

Pozuelo de Alarcón


La ecografía abdominal se realiza con el paciente en ayunas de 7 horas y tumbado en la camilla. Se estudian fundamentalmente vísceras sólidas (hígado, vesícula, páncreas, bazo, riñones y grandes vasos abdominales). Se pide ayuda al paciente en cuanto a inspiraciones profundas, abombar el abdomen y a veces cambios postura les (tumbarse de lado, sentarse o ponerse de pie). Generalmente no lleva más de 15 minutos.

Ana Segura Grau

Médico general, Médico de familia

Madrid

Reservar cita

En nuestra primera consulta te realizamos un chequeo completo con historia clínica y valoración completa, con la realización de Ecografía clínica abdominal y cardíaca. Esta valoración permite ver cómo están tus órganos excretores (vejiga y riñones) y además nos permite descartar la existencia de piedras en la vesícula o un hígado graso, una patología tan común en nuestros días. Por otro lado, dado que el Electrocardiograma es una prueba poco sensible para descartar una patología cardíaca, completamos el estudio con Ecocardiografía clínica.

Teresa Chouciño Fernandez

Internista

A Coruña