Absceso periamigdalino - Información, expertos y preguntas frecuentes

También conocido como absceso de las amígdalas, el absceso periamigdalino es una acumulación de material infectado en el área alrededor de las amígdalas. Es el resultado de una complicación de la amigdalitis y está causada por un tipo de bacterias llamadas estreptococos beta-hemolíticos del grupo A. El absceso de las amígdalas es una enfermedad que ocurre en niños mayores, adolescentes y adultos jóvenes, y se ha vuelto muy poco común desde la introducción del uso de antibióticos para tratar la amigdalitis. La infección se puede diseminar al paladar, al cuello y al tórax, incluyendo los pulmones. Los tejidos inflamados pueden obstruir las vías respiratorias, lo cual constituye una emergencia médica potencialmente mortal. Los síntomas más frecuentes del absceso periamigdalino son: dolor de garganta, ganglios de la mandíbula y garganta sensibles, hinchazón facial, babeo, dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, dificultad y dolor al abrir la boca y ocasionalmente, ronquera. Como tratamiento, si la infección es bacteriana, se pueden suministrar antibióticos y analgésicos. También se debe drenar el absceso mediante cirugía. Además, se puede considerar la posibilidad de practicar una cirugía para extirpar las amígdalas (amigdalectomía)

Expertos en absceso periamigdalino

Encuentra un experto en Absceso periamigdalino en tu ciudad:
Jennifer Knapper Martin

Jennifer Knapper Martin

Otorrino

Barcelona

Carlos Gómez Pérez

Carlos Gómez Pérez

Otorrino

Granada

Gabriela Procel Burbano

Gabriela Procel Burbano

Otorrino

Málaga

Axel Haines Bándoly

Axel Haines Bándoly

Otorrino

Denia

Gloria Guerra Jiménez

Gloria Guerra Jiménez

Otorrino

Las Palmas de Gran Canaria

Reservar cita

Preguntas sobre Absceso periamigdalino

Nuestros expertos han respondido 1 preguntas sobre Absceso periamigdalino

¿Qué profesionales tratan Absceso periamigdalino?


Todos los contenidos publicados en Doctoralia, especialmente preguntas y respuestas, son de carácter informativo y en ningún caso deben considerarse un sustituto de un asesoramiento médico.